Equipo Núcleo Panamá

Levántate y anda - agosto 2020 - nº37

Fecha: 14-10-2020

Ya está disponible para su descarga el boletín Frater del continente americano número 37 publicado en agosto de 2020



Apartado de documentación para descargar el boletín

Fin de noticia

¡ESCRIBÁMONOS CARTAS!

Fecha: 15-8-2020

Queridos amigos y hermanos, durante este tiempo de autocuidar nuestra vida y cuidar la vida de los demás por motivo de la pandemia del coronavirus, hemos interrumpido nuestras actividades propias: reuniones, asambleas, formación, celebraciones, hasta las visitas han sido muy restringidas.

En algunos países el confinamiento ha sido –o sigue siendo- muy estricto y obligatorio; en otros, no ha habido restricciones para la movilización, pero se ha impuesto el distanciamiento social o la cuarentena para la protección. En todos, este prolongado tiempo de “quédate en casa” (los que la tenemos) está significando una experiencia nueva en nuestras vidas.

Comúnmente hemos solicitado a cada país, área o continente, un informe de sus actividades para publicar en nuestros boletines y así conocernos, sabernos, acompañarnos, forjar movimiento para fortalecernos. Pero ahora, sin actividades al menos presenciales ¿qué informes dar?

La oportunidad que tenemos para conocernos mejor no en lo que “hacemos” sino en lo que “somos y vivimos en nuestras casas” o en la actividad “virtual” que se nos ha acrecentado, nos motiva a proponerles el ESCRIBIRNOS CARTAS DE AMIGOS, DE AMIGAS, para contarnos:
¿Cómo estamos viviendo eso de “quédate en casa”? (los que la tenemos pues hay gentes que de ella carecen).

¿Cómo estamos comunicando a los demás – en este confinamiento - esa buena noticia que impulsa a vivir con dignidad y con humanidad?

¿Qué estamos aprendiendo de nosotros mismos y de nuestra familia en la convivencia diaria sin salir como antes?

¿De qué manera los demás son ayuda, me cuidan?

¿De qué manera ayudo, cuido o cuidamos a los demás?

¿Cómo enfrentamos la severa crisis económica que se nos ha profundizado con esta pandemia?

Aunque estamos en casa, oímos noticias por radio, televisión, WhatsAppeamos, leemos la prensa, escuchamos a los vecinos… toda esta realidad, de qué manera me está ayudando a comprender más el mundo, la sociedad en la que vivimos, en la que yo vivo, de la que soy parte?
Este tiempo nos ha hecho también pensar, reflexionar… ¿qué cosas debemos cambiar, personalmente y como humanidad?

¿El ser FRATER, todo lo aprendido y recorrido como fraternista, me ha ayudado en este tiempo? ¿Cómo?

Regalarnos cartas, de amor, de amistad, de fraternidad, y contarnos de nuestras vidas en este tiempo… Eso nos ayudará a hacer conciencia, a educarnos en el compartir, a aprender unos de otros, a sentirnos en cercanía, a fomentar nuestro espíritu de vida fraterna a como quería Jesús, François, a como todos y todas queremos.

Que los núcleos escriban a los demás núcleos de su país, a través del equipo nacional.

Que los países escriban a los demás países de su área, a través de la coordinación del área.

Que las áreas escriban a las demás áreas de su continente, a través del equipo continental.

Que los continentes escriban a los otros continentes, a través del equipo núcleo intercontinental.

Que el equipo núcleo intercontinental dinamice los intercambios y publicaciones.

Y todo lo podemos ir publicando en nuestros boletines, fotos incluidas de cuándo y cómo estamos escribiendo…

Ánimo y corazón al lapicero, a las teclas, con toda la libertad, creatividad y amor…

Un fuerte abrazo fraternal,
Equipo núcleo.

Fin de noticia

La Fraternidad un Don, un regalo de Dios 75 años de fraternidad

Fecha: 12-7-2020

Ahora en estos tiempos de pandemia, pasar los 60 es ser una persona en condición de riesgo y estar en los 75 ser visto como alguien que ya ha vivido y ahora es preciso cuidar a los más jóvenes que son el futuro…  Situaciones así se están viviendo.
 
En estos tiempos de pandemia se desnuda y se manifiesta cómo hemos vivido y ése es nuestro pasado. En estos tiempos también se puede diseñar nuestro futuro. Pero nunca olvidemos que toda esa realidad es fruto del hoy de cada día.

Ha transcurrido un camino de historias de vida de muchos Levántate y anda y ve a la comunidad, en donde se nos ha entregado ese gran regalo que es la Fraternidad, una manera nueva de vivir, de encontrar la libertad, el amor, una familia, un hogar…etc.

Tenemos 75 años de ser FRATER.  Éste es nuestro hoy. Y hoy, como hace ya 75 años y más – los tiempos de Jesús - es bueno abrir bien los oídos y los ojos para sentir y vivir toda la fuerza del: Levántate y anda y ve a la comunidad. Palabra buena, palabra nueva, fruto de una mirada nueva, mirada buena, de un corazón nuevo, buen corazón.

Las personas, de muchas maneras, desde hace tiempos, hemos experimentado “el quédate en casa” porque en esta sociedad sobras: tu color de piel no es como el de los demás; tu vestido y educación no está a la altura; tu físico no es el que dicen los concursos de belleza; eres mujer y las mujeres no salen, son para la casa; el lugar donde vives es impresentable; tu enfermedad asusta, es contagiosa, es una carga pesada para la sociedad;  tus creencias son de gente ignorante; tu idioma es sólo una lengua; tu orientación no es heterosexual… Todo esto fruto de la pandemia de la injusticia convivencial y estructurada de nuestras sociedades. Muchos encerramientos sociales antes de que llegara el coronavirus. Y también antes que llegara, alguien nos dijo una palabra diferente para hacernos sentir la buena noticia del derecho a vivir, a ponernos de pie, a salir de esta muerte que, de modo muy diverso, está presente en las discriminaciones diarias de nuestra convivencia social…nos dijo: Levántate, ponte de pie y anda a la comunidad… (Jesús-François-hombres y mujeres que visitan y se relacionan con sus semejantes invitando a una vida en libertad y dignidad).

Por nuestras historias de confinamientos obligados o autoimpuestos por la discapacidad, podemos entender ahora a las personas en los confinamientos que nos piden y que tan duros se hacen, sobre todo a quienes no tienen lo elemental para vivir y a los “sin casa como las nuestras, por muy humildes que sean” y que sin embargo habitan en “la casa común” y, desde su estar ahí, viven estilos de vida y sobrevivencia obligados por una sociedad que los ha ido ladeando de esa casa común que es de todos y no propiedad privada de algunos…

Mucho podemos compartir y regalar de todo lo aprendido en nuestro hacer diario durante 75 años.  Cuántas veces hemos exigido el derecho de vivir, de ser tratados como todo ser humano tiene derecho. Ahora podemos comprender a quienes –sin darse cuenta- no sabían comprendernos. No es hacer de nuestra experiencia una verdad absoluta, nada de eso.  Tampoco es tiempo de alegrarnos porque ahora otros pasan lo que ya hemos vivido, nada de eso. Es tiempo de ternura, de solidaridad, de cuidado, de humanidad, tiempo de sabiduría que nos invita a sentir el sabor de la vida y la belleza de nuestro recorrido fraterno. Es momento de regalarnos esa palabra: ¡levántate!, que invita a ponernos de pie y, poco a poco, caminar a la comunidad, no a la historia pasada, a la normalidad de antes (donde muchas formas de vivir no generaban vida para todos) y construir una convivencia donde el vivir y el morir sean en dignidad, haciendo realidad cotidiana la igualdad de todo ser humano, la dignidad de todo viviente, su valer como persona; el derecho a una parcela digna para con dignidad vivir, también el derecho a una comida que alimente, el poder estudiar y formarse como ciudadano digno, el cuidado que todos debemos brindarnos  a través del respeto, la ética, la salud, la economía, la política, las creencias… Es tiempo de hacer conciencia de que la vida como la muerte han de vivirse con dignidad. Es tiempo de hacer aún más realidad eso de “nuestras capacidades superan nuestras limitaciones”; nuestro compromiso en favor de la justica es superior a las injusticias vividas, asumidas, propiciadas o silenciadas… 

Queremos, en estos 75 años, decirnos entre nosotros, entre nosotras,  que por nuestra ancianidad no somos inútiles, desechables, estorbos, sino personas con vida, aprendiendo día a día a vivir y queriendo vivir con los demás, desde lo que somos cada quien, para experimentar que la vida tiene sentido, que es regalo y responsabilidad, que es bonito vivir, que toda vida tiene su lucha y esfuerzo, que precisamos cuidar y ser cuidados, que nada ni nadie es inútil, que el amor es lo mejor de todo ser humano, su identidad más propia y que este amor está más allá de cualquier muerte física… Que, como Jesús, cada fraternista puede pronunciar y ser palabra que invita a salir de todo lo que nos oprime y paraliza en humanidad, ser personas libres, para vivir responsablemente la libertad, con dignidad. Renovamos ese sabor a nuevo y a bueno del levántate, ponte de pie y camina a la comunidad, que un día oímos y podemos hoy sentir en lo más profundo de nuestro ser y así mirar al otro, a la otra, como semejante a mí, carne de mi carne, humano, hermana, regalo, palabra amiga… alguien a quien cuidar y alguien por quien puedo sentirme cuidado. 

Gracias François… gracias, Jesús.

Sonia, Carmencita y Miguelángel
Equipo Núcleo
Julio 2020

Fin de noticia

Mensaje de Pascua abril 2020

Fecha: 16-4-2020

“Levántate y anda...Camina"

Se humano,
Se libre,
Se hermano...

Contagia humanidad,
Libertad,
Fraternidad...
Seamos Resurrección…


¡Feliz Pascua herman@s!

Equipo Núcleo

Fin de noticia

Ver todas las noticias


Web accesible      Valid XHTML 1.0 Transitional